4 Razones por las que a los Hombres les Gusta la Pornografía.

Una guía para la rendición de cuentas.

Uno de los deberes de un buen amigo o compañero de rendición de cuentas para ayudar a personas atrapadas en la pornografía, es ayudarles a entender su propio corazón. ¿Por qué corren a ver pornografía una y otra vez? Salomón nos recuerda que “el consejo en el corazón del hombre es como aguas profundas” [muchas veces no podemos ver nuestra propia motivación], “pero el hombre entendido lo encontrará” (Proverbios 20:5). Un amigo sabio les ayuda a encontrar los motivos profundos de su corazón que no pueden o quieren ver por sí mismos.

Como compañero de rendición de cuentas, es importante entender el atractivo de la pornografía. ¿Por qué hace a los hombres regresar una y otra vez? ¿Qué preguntas podríamos hacer para llegar a la raíz del problema?

  1. La pornografía es simple, las relaciones humanas son complicadas.

Las relaciones, especialmente cercanas, requieren esfuerzo. Cada día es necesario interesarnos por lo que sucede en la vida de otros. Debemos lidiar con el humor, comportamiento ofensivo y egoísmo, el nuestro y el de otros.

Por el contrario, la pornografía ofrece al hombre un sentimiento de intimidad sin riesgo. Les ofrece un mundo de fantasía donde no requieren conocer a nadie, no se necesita romance o sacrificio por el bien de una pareja. Para muchos hombres, la recompensa es grandiosa: no solo evadir las responsabilidades de las relaciones humanas, sino pueden escoger entre millones de mujeres “virtuales” para satisfacer sus necesidades.

Una buena pregunta: ¿Ha habido alguna relación complicada en tu vida recientemente?

  1. La pornografía es cómoda, la vida es estresante.

En la vida, las cosas pueden salir mal. Las expectativas pueden no cumplirse. Las personas nos traicionan. Tragedias suceden. Nos enfermamos y cansamos. Caemos en pleitos o contiendas. En fin, la vida es estresante.

En contraste, la pornografía ofrece un “ambiente” cómodo en el que nada sale mal. Un escenario “perfecto” en el que ya sabemos exactamente hacia dónde vamos y que obtendremos lo que queremos.

Por supuesto, sabemos que es falso. Es como los programas de lucha libre o los reality shows. Chris Hedges escribe en su libro Imperio de Ilusión: El éxito de estas formas de entretenimiento no recae en engañarnos haciéndonos creer que estas historias son reales, su éxito ocurre porque nosotros mismos queremos ser engañados. Pagamos por la oportunidad de escapar de la realidad.

Una buena pregunta: ¿Hay situaciones en tu vida que te causen estrés y que te lleven a buscar placer temporal?

  1. La pornografía es emocionante, y la vida es aburrida.

La palabra “aburrimiento” empezó a ser usada por escritores franceses para expresar el sentimiento de descontento cuando la vida se vuelve tediosa. Aunque este sentimiento probablemente siempre ha existido, es hasta los últimos 300 años que se ha convertido en una epidemia social. Blaise Pascal dijo que el aburrimiento es la situación del hombre moderno cuando “le falta distracción y no tiene alguna pasión o pasatiempo”.

El aburrimiento es resultado de una cultura ociosa. Al aumentar los bienes materiales y el tiempo libre, también lo hace nuestra hambre de distracción. Queremos estar constantemente estimulados, el día a día se vuelve monótono. Con el internet al alcance de nuestra mano, tenemos información disponible en cualquier momento, muy fácilmente podemos abstraernos, estar solo observando y evitando involucrarnos con otras personas o comprometernos fervientemente con algo. Culturalmente somos culpables de lo que Dorothy Sayers llama el pecado de la indiferencia, “el pecado que no cree en nada, no se interesa por nada, no busca aprender nada, interfiere con nada, no disfruta nada, no odia nada, no encuentra propósito alguno, vive para nada, y se mantiene vivo porque no hay nada por lo qué morir”.

La pornografía ofrece un mundo de entretenimiento sexual para nuestras mentes aburridas. Es una forma de contenido visual explicito para el mundo de imágenes en el que actualmente vivimos. La pornografía ofrece una fantasía de mera estimulación sexual.

Una buena pregunta: ¿Te sientes aburrido o falto de emociones? ¿Sientes que tu vida es mundana?

  1. La pornografía hace sentir al hombre poderoso, la vida real les hace sentir débiles.

Es fácil sentirse pequeños en el mundo. Sabemos por obviedad que el mundo no gira a nuestro entorno, pero esto no nos detiene de desear que así fuese. Queremos que otros nos pongan atención, ser importantes, ser lo primero. Este deseo puede ser tan fuerte en ocasiones que empezamos a sentir que es real. Deseamos un pequeño espacio en el mundo en el cual ser reyes.

La pornografía le ofrece al hombre un diluvio de poder. En la fantasía pornográfica del hombre, las mujeres nunca dicen “no”. No hay barreras sociales entre un hombre y la mujer de sus sueños. La pornografía vende la idea de que las mujeres hermosas son trofeos / objetos coleccionables para mostrar al mundo lo que es un hombre de verdad. También sexualiza el dominio masculino, permitiendo al hombre fantasear en un mundo donde las mujeres disfrutan ser tratadas como objetos.

Una buena pregunta: ¿Has estado recientemente en alguna situación que te haga sentir inferior, minimizado o desvalorizado?

El Objetivo Bíblico de las Preguntas

La razón por la que un compañero de rendición de cuentas debe hacer estas preguntas no es para “psicoanalizar” el pecado, sino usarlas como un iniciador para enfocar los pensamientos en los beneficios del evangelio de Cristo más que en los deleites del pecado (Hebreos 11:24-26).

Cada pregunta abre una puerta para experimentar Hebreos 10:24, “Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras”

  • Cuando preguntamos ¿Ha habido alguna relación complicada en tu vida recientemente?, el objetivo es ayudar a otros a ver cómo es que buscan en la pornografía una “relación” particular para ayudarles a sentir placer (aunque siempre termine defraudándolos). Podemos después resaltar el gozo y alegría que provienen de Cristo (Juan 15:1-11; 16:16-24; Romanos 15:3).
  • Cuando preguntamos ¿Hay situaciones en tu vida que te causen estrés y que te lleven a buscar placer temporal? El objetivo es ayudarles a darse cuenta que usan la pornografía como un escape de la vida. Podemos exponer cómo los salmistas buscaban a Dios como su refugio (Salmos 46; 59:16-17; 61:1-3; 62:5-8; 91; 142). En vez de escapar de la realidad, podemos buscar la realidad Divina.
  • Cuando preguntamos ¿Te sientes aburrido o falto de emociones? ¿Sientes que tu vida es mundana? La intención es ayudarles a ver si han estado buscando una vida de diversión en lugar de una vida de deleite. Podemos guiarles al deleite de conocer a Dios y obedecerle (Mateo 13:44; 2 Corintios 8:1-2; Filipenses 1:3-4; Colosenses 1:9-14; 1 Pedro 1:3-9; 3 Juan 1:3-4).
  • Cuando preguntamos ¿Has estado recientemente en alguna situación que te haga sentir inferior, minimizado o desvalorizado? El objetivo es hacerles ver que están ansiosos de poder, de sentirse importantes, y amados por las personas en mayor manera que buscar el favor de Dios. Jesús preguntó: ¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único?” (Juan 5:44). Podemos mostrarles la gloria eterna que el Padre dio a Cristo, y la realidad de que como Cristianos compartimos la gloria de Cristo porque Él mora en nosotros (Juan 17:20-24; Romanos 2:6-10; Colosenses 1:24-29).

ESCRITO POR: LUKE GILKERSON | TRADUCIDO POR: ALEX LUEVANOS

Artículo tomado de http://www.consejero.org/

Loading...
Compartir