Bisturi Hermoso

Quince. Parecen minutos, pero son años. Ninguno en vano, ninguno en oscuras. El que te hizo nos está guiando por amor a Su Nombre y a pesar de nosotros. Tenias 2 días cuando tuvimos nuestra primera plática seria (que en realidad era monólogo) y la enfermera debió pensar que yo estaba loca… ese día te dije lo que Dios me había enseñado durante el embarazo: que no sos nuestra y que no debía preocuparme porque de llegar a Casa tenemos y que no podía truncarse Su plan. Tu fuiste un bisturí hermoso con el cual Él me operaría profundo en lugares que yo no conocí antes. Los amores y temores que vinieron contigo me hicieron necesitarlo a Él y eso es algo que no puedo pagarte. Ese día te dije algo que a la mayoría de madres les causa terror: te dije que no sabía cuánto tiempo caminaríamos juntas sobre la tierra, pero que eso, al final, no es lo más importante, porque el punto es que nos reuniríamos en el Único lugar para el que nacimos ambas.

Nunca había reparado, hasta este año, que el mismo año que yo cumplía 40, tú cumplías 15.

Tengo tanto que decirte que escribí un libro… para ti y tus hermanos… hoy sólo te voy a decir 6 cosas que me diría a mi misma si pudiera viajar en el tiempo: 

1. Naciste para Dios, para Su gloria, no sos un accidente. No viniste por la voluntad de tu papá o yo. Dios no hace gente plan B. (Salmo 139:16, 1 Pedro 2:9)

2. Él tiene diseñado (predeterminado) un camino lleno de obras de justicia para ti y a medida que camines en Él, serás verdaderamente tú y verdaderamente feliz. El mundo grita que sigas “tu verdad“… mis verdades siempre han resultado ser mentiras, El que te hizo y te ama es bueno, Él es la verdad y todo lo demás es pérdida de tiempo. Pérdida de vida. (Efesios 2:10)

3. Sólo podés ver el camino con un tipo de lámpara. El mundo es un lugar oscuro que le llama a lo malo bueno y a lo bueno malo, no puede ver. La Biblia es esa luz. Ella muestra por dónde es. Tu corazón natural no quiere ni puede amarla, pero Él te concede no sólo luz para tus ojos, sino amor para lo que empiezan a ver. (Salmo 119:10-12)

4. Al seguir ese camino, vas a sentirte fuera de lugar. No tengas miedo, es normal, porque no somos de este mundo. De hecho, eso es señal de que vas bien… entre más cultives tu amor por tu Dios, camines por ese camino y la Biblia te re-programe, serás más feliz y menos de este mundo. (Hebreos 11:13, 1 Pedro 2:11)

5. Sólo vas a ser feliz si mueres a ti misma. Ya sé que es un disparate, y no lo alcanzas a dimensionar ahorita, pero Dios solo puede resucitar a alguien que ha muerto. La verdadera vida comienza cuando morís a ti para vivir para Él. De hecho, vivir en familia está diseñado para comenzar a entrenarte en esto… ceder un lugar en el carro, decir la verdad aún si implica sufrir, pedir perdón, levantarte a hacer el desayuno de los domingos, todos son pequeñas maneras de morir a tí. (Mateo 16:25)

6. Tu pelea con el pecado no termina hasta la tumba o el regreso de Jesús. Y aunque el mal abunda afuera, mayormente, está en tí. El asunto no es una conducta externa, sino pelear esa lucha interna. Corre a Él cada vez. Cada vez. No corras del Único que te conoce completamente y te ama eternamente. No ignores tu suciedad, ni trates de limpiarla sola. (Juan 6:37, 1 Juan 2:1-2)

Fuente> http://www.aixadelopez.org

Loading...
Compartir