¿Por qué hay dos genealogías de Jesús?

En esta temporada de Diciembre, surgen los escépticos y agnósticos manifestando que las Escrituras contiene errores. Uno de estos “errores” señalados, es la genealogía de Jesús. ¿Por qué hay dos genealogías de Jesús? ¿Es una contradicción? ¿Un error?
La genealogía de Jesús,  la encontramos en dos lugares Mateo 1:1-17 y Lucas 3:23-38, al leerlas encontramos que hay algunas características que las hacen diferentes, por ejemplo Mateo inicia la genealogía en Abraham, en cambio Lucas inicia con Adán. Este detalle tiene su explicación si consideramos los destinatarios que cada uno de los evangelistas tenía en mente. Por un lado Mateo procura especificar a sus lectores (judíos cristianos y no- cristianos) que Jesús tenía un linaje proveniente de Abraham. Era el Mesías esperado. Por otro lado, Lucas escribe a lectores gentíles (griegos y romanos) por eso su referencia a Adán es clave puesto que quiere incluir a la humanidad como receptora de las buenas nuevas.
 Ahora, existe un detalle más complejo y que muchas veces es señalado como error. Me refiero al padre de José.
En el evangelio según Lucas, leemos: “José, hijo de Elí,” (Lc. 3:23); en Mateo, leemos: “Jacob, padre de José” (Mateo 1:16). ¿De qué se trata esto? ¿Por qué los evangelistas utilizan diferentes nombres para el padre de José.
Bock, D. L., escribe: “Mateo tiene cuarenta y un nombres en esta sección, mientras que Lucas tiene cincuenta y siete. En el período entre David y Jesús, solo dos nombres son comunes en las listas: Salatiel y Zorobabel. Unos sesenta nombres en la lista de Lucas no están en Mateo. Las diferencias más significativas son que el descendiente de David en la lista de Mateo es Salomón, mientras que Lucas menciona a Natán; y el abuelo de Jesús en la lista de Mateo es Jacob, mientras que en Lucas es Elí (Stein 1992: 141). La diferencia después de David ayuda a explicar la gran variación en los nombres después de ese punto.
No hay una explicación cierta para estas diferencias. Algunos argumentan que no hay forma de unir las dos genealogías (L. T. Johnson 1991: 72). Pero varias explicaciones han sido propuestas. (1) Una explicación popular es que Mateo da la genealogía de José, mientras que Lucas da la de María, especialmente dada su preocupación por María en Lucas 2 y el comentario acerca de que se pensaba que Jesús era el hijo de José en Lucas 3:23. El problema con esto es que una genealogía basada completamente en una línea de descendencia femenina no tendría precedentes, especialmente para establecer un reclamo regio de promesas asociadas con David.
Además, Lucas 1:27 parece unir la conexión davídica de Jesús con José. (2) Otras variaciones argumentan a favor de dos maneras de rastrear la línea de José. Algunos especulan que Mateo tiene la línea natural y Lucas la línea real. Otros sugieren lo contrario: Lucas tiene la línea física mientras que Mateo tiene la línea real. Una tercera opción sugiere que Mateo da la línea física mientras que Lucas da la línea legal y “física”, siendo el contacto físico una hermana que se vuelve a casar y da a luz a un hijo después de un matrimonio sin hijos. Todas estas opciones apelan al matrimonio levirato (Deut. 25: 5-10) como la clave en algún punto de la lista, en las cercanías de los abuelos, por lo que uno de los padres sería el progenitor físico, pero el otro padre, que murió sin hijos, sin embargo su nombre y su línea continuaron durante el nacimiento después del matrimonio levirato.
(3) Todavía una opción final sugiere que María, que no tiene hermanos, es heredera de Eli. Eli adoptó a José como hijo, como en otros casos donde un hombre no tenía un hijo biológico (Números 32:41, Ezra 2:61, Neh 7:63). Entonces la lista de Lucas refleja la adopción (Nolland 1990: 170-72). La línea de Lucas puede ser la legal debido a la maldición de Jeconías (Jer 22:30), cuando fue expulsado de la línea prometida (aunque Mateo sí lo menciona). (Un ejemplo moderno de cómo una línea real puede tomar un desvío es el Duque de Windsor, que renunció a toda pretensión al trono para él y sus descendientes).
Toda explicación requiere una conjetura que no podemos establecer, por lo tanto, cuál enfoque sea el correcto es incierto. Independientemente de qué opción se elija, lo que está claro es la intención de la lista. Jesús tiene un derecho al trono a través de David y está relacionado con toda la humanidad a través de Adán. Él tiene las raíces adecuadas para ser el prometido de Dios. Él tiene la herencia correcta para heredar este ministerio de liberación. Sus raíces se extienden a David, Abraham y Adán. Dios ha diseñado cuidadosamente su plan. No hay sorpresas históricas en Jesús. En última instancia, toda la humanidad es una unidad, y a Jesús le preocupa algo más que la liberación de la pequeña nación elegida de Israel. Con él viene la realización de la esperanza del Antiguo Testamento para esa nación, pero unido a él también está el destino de todas las personas.” [1]
Como hemos visto han existido varias propuestas respecto a la genealogía de Jesús. Actualmente la pregunta “¿por qué hay dos genealogías de Jesús?”, es respondida de manera conservadora, sosteniendo que Lucas está registrando la genealogía de María y Mateo está registrando la de José. Mateo sigue la línea de José (el padre legal de Jesús), a través del hijo de David, Salomón, mientras que Lucas sigue la línea de María (pariente de sangre de Jesús), a través del hijo de David, Natán. Como no había una palabra griega para “yerno”, José fue llamado el “hijo de Eli” por matrimonio con María, la hija de Eli. A través de la línea de María o de José, Jesús es un descendiente de David y, por lo tanto, elegible para ser el Mesías. Trazar una genealogía por el lado de la madre es inusual, pero también lo fue el nacimiento virginal. La explicación de Lucas es que Jesús era el hijo de José, “así fue pensado” (Lucas 3:23).
http://kensongonzalez.blogspot.com
[1] Bock, D. L. (1994). Luke. The IVP New Testament commentary series (Lc 3.23). Downers Grove, Ill.: InterVarsity Press.
Loading...
Compartir